Ayuda financiera


Demasiado ruido ha causado en la blogósfera cubana en los últimos días al hecho de que el sitio PD haya solicitado ayuda financiera para mantenerse en pie. He leído críticas fuertes, sarcasmo y hasta ridiculizaciones. Mi opinión, como buen cubano, es que no estoy de acuerdo con ninguno de los dos bandos (y si hubiese un tercero, seguro que tampoco estaría de acuerdo con ese tampoco).Yo creo que tanto derecho tienen ellos a solicitar la ayuda, como cada uno de nosotros de no dársela. Yo en particular no voy a aportar nada, porque creo que el beneficio que obtengo de su sitio es mínimo, sin embargo muchos otros pueden pensar exactamente lo contrario, pero veo muy mal que sea un motivo para valpulearlos el hecho que ellos hayan tomado esa decisión. Ellos creen que merecen dinero por lo que hacen. Pero ese es su criterio, nosotros debemos tener el de nosotros y manifestarlo adecuadamente.
Por otro lado, desde el punto de vista ético nunca me ha gustado que las personas que, teoréticamente, hacen una labor humanitaria, ganen dinero por esa tarea que han asumido. Esto me recuerda un par de historias paralelas: la de los filósofos Spinoza y su némesis Leibniz. Spinoza tiene entre sus éxitos el haber sentado las bases de todas la filosofías modernas (admítanlo o no), por otro lado, Leibniz, a pesar de toda la filosofía que quiso escribir solo logró pasar a nuestras generaciones sus simbologías en el Cálculo Matemático (y esto después de sus luchas, casi solariegas, con Newton). Sin embargo, mientras Spinoza nunca hizo dinero de su filosofía (se ganaba el pan haciendo lentes para telescopios y microscopios y eventualmente esto le catalizó su muerte), Leibniz cortejó en cuanta corte Europea había en su tiempo para convencerlos de lo necasario que era para la humanidad que él tuviese un salario cada vez más alto. Al final, en el funeral de Spinoza habían más de cuarenta carruajes, mientras que acerca de el de Leibniz se llegó a comentar: parece que se está enterrando a un ladrón.
Si en PD piden dinero, ese es su problema, pero la respuesta no debe ser reírse de ellos. Cooperamos o no, pero al final iremos a su funeral si así lo entendemos.

Advertisements

2 Comments

  1. Una cosa es pedir ayuda con humildad o implementar estrategias para captar fondos y otra, casi exigir so pena de cerrar el blog.

  2. Ante esas actitudes vuelvo a recomendar no calentarse la cabeza, o como dicen ahora en la isla: darle oreja.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s