…sin descuidar las fronteras. (Actualizado)

Y si todo sale bien, otra misión muy importante, pero en dirección diametralmente opuesta empezaría mañana domingo. La nave IBEX debe ser lanzada con el objetivo de analizar los bordes exteriores de nuestro sistema planetario.
Los vientos solares, emitidos por nuestra estrella El Sol, envuelven nuestro sistema en lo que se llama la heliósfera, protegiéndolo así de dañinas radiaciones cósmicas. Desgraciadamente se ha descubierto que esta heliósfera está siendo cada vez menor y hasta ahora no hay explicación para el fenómeno. Nada apocalíptico por el momento, y ninguna garantía de que haya mucho que hacer si así fuese, pero intrigante igual desde le punto de vista científico.
Investigar detalles de cómo esos vientos solares se comportan en los confines de nuestro sistema, así como obtener algunas ideas concisas de cómo nuestro sistema solar interactúa con el resto de la galaxia es la misión de IBEX. Como resultado además tendremos un mapa preciso de las fronteras.

Actualización: tras un conteo sin ninguna complicación, IBEX está finalmente orbitando alrededor de nuestro planeta. Tan pronto se publiquen algunas fotos las postearé por acá.

Advertisements

Conquistando el centro…

Después de casi cinco años en su missión, la nave espacial MESSENGER, de la NASA, se ha logrado acercar suficientemente a su objetivo, el planeta Mercurio, para tomar las fotos con más alta resolución que se hayan tomado hasta ahora de este planeta.Las fotos muestran como erupciones volcánicas son las causas de las planicies que se han visto anteriormente en la superficie del planeta. También se ha comprobado que el planeta está experimentando contracciones, que son más grandes de lo estimado.
El objectivo final de la misión es hacer orbitar la nave alrededor de Mercurio, y esto se logrará alrededor del 2011, después que se haya gastado suficiente energía, y por consiguiente masa de la nave. La deseaceleración de la nave, necesaria para entrar en la órbita del planeta, se producirá usando técnicas hasta ahora sólo de laboratorio y que usarán la fuerza gravitacional para ayudarse en la desaceleración, algo que suena contraproducente, pero que no es así.
Siendo Mercurio el planeta más cercano al Sol, es de gran interés lograr la mayor parte de información sobre él dado que se podrían explicar muchas de las incógnitas que hasta hora se tienen sobre la formación de nuestro sistema planetario. Pero esas características también convierten en un reto esta misión: las temperaturas son mucho más altas que en las otras misiones que se han hecho (excepto obviamente la que anteriormente se hizo a Mercurio y de la que se ganó poco más que experiencia), el nivel de iluminación es tan alto que los sensores comunes se hacen inservibles, etc. Cinco años tomó diseñarlo, y eso porque se reusaron muchas de las técnicas de la misión anterior. Varias universidades juntaron esfuerzos con la NASA para lograr ultimar detalles. Y después de pocos inconvenientes, en comparación con otros proyectos, salió al espacio en Agosto del 2004.
Por suerte ya estamos viendo frutos.